Buenas tardes!!!

Que raro se me hace poner buenas tardes cuando siempre escribo los post por las mañanas y os doy los buenos días, pero seguro que entendéis que en Valencia estamos en Fallas. Hoy es el último día, el día que queman las fallas y antes de que se apague las pocas brasas que puedan quedar de esos espectaculares monumentos ya pensamos en las fiestas del año que viene.

Sí, los Valencianos somos así, refunfuñamos por muchas cosas de nuestra ciudad, incluso aveces de las mismas fiestas, por el ruido que desprenden, la gente que hay, el cansancio que se crea, pero el sentimiento que nos desprende y la sensación de que es algo único nos hace amarlas incondicionalmente. Nos sentimos orgullosos, más Valencianos y eso cada Marzo se nota en las calles y en nuestras caras.

Muchos de vosotros conoceréis las Fallas, bien por ser Valencianos y haberlas vivido desde nuestro nacimiento, bien porque habréis venido a conocerlas o bien por la difusión que hacen los medios de comunicación.

Si sois de esta última yo os propongo que el año que viene o por lo menos una vez en vuestra vida vengáis a esta ciudad y las conozcáis personalmente. Por mucho que os intente explicar nada va a ser igual, claro, como todo… pero realmente es muy difícil.

Llevo todo el mes de Marzo intentando explicar lo más fielmente posible como son, lo que representan y lo que puede sentir un Valenciano en estos días, a unas amigas que viven en Madrid, pero me he dado cuenta que eso es imposible si no lo viven, si no están aquí admirando los monumentos, recorriendo las calles, notando temblar el suelo cada día a las 14’00 en la plaza del ayuntamiento por la mascletá, sin ir a la ofrenda de la plaza de la virgen y hacer el recorrido de los Falleros para entregar el ramo de flores a la Patrona de Valencia, La Virgen de los Desamparados y ver la cara de las Falleras llorar, sin notar ese calor en la cara por la noche de la cremá, sin ver esos vestidos que son dignos de un museo de moda….

Yo he sido Fallera desde que nací hasta los 17 años cuando ya le dije a mis padres que no podía aguantar más los moños ( el peinado típico de Falleras), vestirme tantos días y lo que quería era vivirlo de otra forma un poco más despreocupada. Y se vive, se siente igual, ni mejor ni peor, diferente pero con el mismo sentimiento.

Este año ha sido uno de esos muy especial, ya que mi sobrina de 11 meses ha desfilado por primera vez en la ofrenda a la virgen. Y al verla pasar por esa plaza, llena de flores, en brazos de mi hermano y cuñada he llorado más que cuando pasaba yo misma. Como os digo, ni yo misma os puedo explicar muy bien como es todo aquello, pero de verdad es que un sentimiento muy grande en el que se juntan varios sentimientos unidos te recorren el cuerpo, y si, como es mi caso, tu familia y esa sobrina que me tiene loca pasa por todo eso… ufffff.

Solo puedo mostraros una mínima parte de ello, animando a los que no son de Valencia, acudan a vivirlo y a los Valencianos decirles que espero hayan disfrutado mucho de estas fiestas, y que aunque esta noche se acaben, el año que viene volverán y por las calles seguro nos veremos.

Besosssssssssss

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *