Buenos días!!!

Como os prometí la semana pasada veréis varios estilos de sombreros en próximos blogs, pues ale, ya tenéis el segundo, jajjjajaa. Y es que no sé que me ha dado con ellos este verano. La verdad es que no soy muy partidária, para mí que soy muy maniática (un dia, creo que más bien pronto que tarde, os hablaré de todas mis manías), pienso que el sombrero aplasta el pelo, y si te lo quitas en algún momento, comida, entrar en alguna tienda o porque simplemente ya te cansaste, tienes toda la marca y el pelo con tu forma de cabeza a modo de bola de billar.

También creo que mi cabeza suda más con el, da igual qu esta de rafia, de paja, que sea calado y te transpire, nada, que mi manía dice que me suda la cabeza y me termina sudando, con lo cual, volvemos a la primera, y es que el pelo se te ha quedado hecho un churro.

Otra mania que tengo acerca de los sombreros, es que me dá la sensación de que tengo la cabeza grande, y si es muy pequeño me hace más cabezona todavía, así que si e compro sombreros tienen que ser de ala ancha y muy grande, para que me disimule bien la cabeza. Y no me pasa esto en verano, los de invierno es lo mismo.

Con todos los defectos que os estoy contando sobre ellos y las mantas que tengo, pensareis: ¿Porque los llevas, porque los compras y peor aún, porque te los pones?

Pues muy sencillo, me encantan. jajajaja. Es un complemento que lo veo a alguien puesto y me pierdo porque me encanta, los veo en la tienda y tengo que probarme casi todo, y porque al final los que elijo para llevarme pienso que no me quedan tan mal.

Es un amor odio con ellos que no se explicaros porque realmente no entiendo ni yo.

¿Vosotros que pensais sobre los sombreros? ¿Os gustan, no os gustan, los lleváis por llevar o vais cómodos con ellos?

Besossssssssssss

PANTALON: Forever 21

SANDALIAS: Benetton

GAFAS: Siroko

SOMBRERO: Parfois

TOP: Zara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *