Buenos días!!!!

Comenzamos otra semana más, hay semanas intensas que piensas que no te va a dar la vida para todo y otras en las que no sabes si publicar tu teléfono directo en Instagram porque no te llama nadie. Yo voy a tener la mitad de una y la mitad de otra.

Para las semanas que tengo de bajón me haría un centrifugado directo, de esos que te dejan tan limpia y seca que no se tiene ni un solo pensamiento y te reseteas, que muchas veces buena falta nos hace. Hay tres abordajes diferentes para mandar lo negativo al cesto sucio aquello que no nos sirve. Está claro que cada persona tiene su estilo y encuentra su forma de hacerlo.

Aceptación: Aceptar a no oponer resistencia, No intentar cambiar lo que no podemos cambiar, es tomar lo que sucedió de la forma en que fue y no de la manera que nos hubiera gustado que fuera. No nos imaginamos la cantidad de basura mental que acumulamos cada vez que tratamos de cambiar aquello que no se puede. La pregunta que tendríamos que hacerlo es qué podemos modificar y qué no.

Cuestionar los pensamientos: Para muchas personas es viable notar si lo que estamos pensando o sintiendo no conduce a donde se quiere llegar, pero, aún sabiéndolo, no siempre es posible modificarlo. Esos nos sucede porque estamos apoyados y sostenidos en una creencia que no nos permite ver las cosas de otra manera. Para pensar diferente y eliminar aquellos recuerdos, sensaciones o situaciones que aún molestan, es necesario repreguntarse sobre esa situación desde una perspectiva.

Perdón: Aunque no todos los seres humanos están dispuestos a transitar ese camino, ya que les resulta casi imposible perdonar, desarrollan una memoria casi sobrenatural con la cual mantener vivo su rencor. Para ello hay una muy buena frase que leí » si no perdonas por amor, hazlo por egoísmo, por tu propio bienestar».

Que opinais de todo ello?

Besossssssssssss

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *